Dale Play y Escucha "Desafío puro llano" desde el Edo. Portuguesa

viernes, 13 de mayo de 2016

FRANCISCO “CANAPIAL” ROMERO POR: ALIRIO RAMÓN ACOSTA


Personajes en la historia
“Nadie es profeta en su tierra”, así reza un adagio bíblico el cual se manifiesta frecuentemente en profesionales y personajes prósperos que han conseguido la suerte o fortuna fuera del lugar de origen. Tal es el caso de José Francisco Romero Correa, conocido en su ámbito social con el seudónimo de “Francisco “Canapial” Romero y artísticamente como “El Canapial guariqueño”, personaje oriundo de Santa María de Ipire nacido el 19 de octubre de 1955, quien decide separarse del seno sus padres Pedro Joaquín e Irma Correa a los 17 años para ir a estudiar a Ciudad Bolívar, lares donde consigue su máxima estabilidad económica y andanzas en varios aspectos de la vida social bolivarense.

En su tierra natal estudia hasta el tercer año de secundaria en el Liceo Baltazar Padrón y luego en Bolívar alcanza el bachillerato para proseguir estudios y obtener la titularidad de Técnico Medio en Mantenimiento Mecánico en la ETI Antonio Díaz en Ciudad Bolívar, además emprendió carrera social en la sede de la UCV Núcleo Guayana la cual no culmina. Su aprendizaje lo pone en práctica al ejercer por 20 años el cargo de Supervisor de Taladros de Perforación en PDVSA (San Tomé del estado Anzoátegui) y además 3 años de supervisor de reacondicionamiento de Taladros en “AKERE Energy” en el mismo estado. En la actualidad una de las destacadas labores que desempeña en tierras guayanesas es promover el folklor, la cultura y proyectar a artistas y personajes llaneros ligados a estos menesteres a través de los medios de comunicación donde tiene cabida, de ahí que su nombre es conocido ampliamente en el medio artístico y social guayanés por tan encomiable actividad. Nunca deja de halagar a sus paisanos Reinaldo Armas y Euclides Leal, igualmente a Rubén Gamarra, Jorge Guerrero, Teo Galíndez, Ramoncito Pérez, Nelson Morales y José Ali Nieves entre otros.
Francisco comenta que su seudónimo “Canapial” no proviene del reptil común de los llanos ni tampoco de la persona que se embriaga constantemente, sencillamente porque desde los 30 años ya tenía su pelo canoso y en una oportunidad un cantante amigo lo invita a cantar y al mirarle el pelo le dice “usted es turpial canoso”. De ahí que concluyó en “Cana” por lo canoso y “pial” por lo de turpial.
Esta corriente por divulgar los valores culturales del llano nace del amor propio que siente de estas calurosas regiones, pues considera que la vida llanera proviene de una cultura ancestral bien cultivada y que actualmente hay que darla a conocer a través de los medios comunicacionales que nos provee la tecnología en estos tiempos y así lograr que nuestro folclor llanero no tenga fronteras. Gracias a esa pasión ha adquirido destrezas en realizar reseñas y videos a cantantes llaneros, diseños de afiches para eventos, incursionar en las redes sociales y componer versos entre otras cosas.
En sus remembranzas no olvida su participación como jurado en el Primer Festival de música recia y contrapunteo “Mamá Pancha de Oro” realizado en Santa María de Ipire y las ferias de la misma ciudad en 1991; igualmente las acciones emprendidas cantando en diversos escenarios de Ciudad Bolívar, sur de Anzoátegui y Valle La Pascua. 
Francisco cuenta entre sus andanzas una anécdota típica del llano: En su época juvenil crió una becerra huérfana con tetero hasta que llegó la oportunidad de soltarla con el rebaño. En una ocasión su hermano la observa en la sabana con sangre en una oreja y le cuenta a Francisco sobre el padecimiento del animal; este le responde que por qué no la curó, obteniendo de respuesta: “porque no se dejó agarrar”. Un poco encarado Francisco dice: “Yo iré a la sabana con el pote de tópico y sin mecate alguno la agarraré y la curaré”. El hermano le respondió como todo llanero incrédulo: “Eso hay que verlo”. En efecto, Francisco fue a la sabana, se acerco al rebaño, le mugió a la becerra, esta se acerco, la abrazó y la curó. Lógico, el animal por menos razón que tenga su instinto siempre lo va a acercar a la persona que lo crió, aunque haya pasado el tiempo.
En la actualidad Romero imparte su sentimiento llanero en una emisora de Ciudad Bolívar con su programa “La hora del Canapial” y los sábados transmite a una radio colombiana, vía “skype”, un espacio que le facilitaron del programa “Ecos de la llanura” el cual Francisco titula “El Canapial y sus cosas”, además de las oportunidades recibidas de otras emisoras locales. En fin, así es este dicharachero y humilde llanero hasta la médula, amigo de las verdades del llano.
alirioacosta22@yahoo.com.ve
Cortesía de http://www.diarioelprogreso.net/
Lamentablemente Francisco "Canapial" falleció a principios de este mes de mayo, se enluta la llanura con esta perdida de un gran baluarte de nuestro folklor. Dios lo tenga en su gloria, cámara...